Rutas de Naturaleza Interpretadas

Ordesa. Ruta de las Cascadas

Sin duda uno de los valles mas populares del parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.naturaleza01

Esta es una excursión que se recorre junto al rió Arazas vestigio de los antiguos glaciares que moldearon este espectacular paisaje de piedra, prados alpinos, grandes bosques y donde los saltos de agua son los auténticos protagonistas. El hábitat de numerosas especies tanto animales como vegetales.

Añisclo. La ruta del agua

En el sur del parque Nacional otro río de aguas cristalinas ruge por el fondo de un estrecho cañón, es el Bellós que de forma incesante va labrando estas montañas formando bellas y estrechas gargantas y pozas decoradas por una vegetación donde conviven especias mediterráneas junto a otras mas amigas de la humedad y la frescura. Un gran atlas de vegetación abierto a los amantes de la botanica. Un paisaje de colores y formas abrumadoras, especialmente en otoño, para los que buscan no llevarse nada pero si fotografías repletas de sabores de monte.

Pineta. Ruta donde nace el Cinca

Y… es que colarse en el Valle de Pineta  es entrar literalmente en el mundo de los glaciares y su impresionante taller de modelado. Un entorno en forma de una inmensa “U” que dejaron los hielos al retirarse.

La cara norte del Perdido y su glaciar se muestra ante nosotros, casi al alcance de la mano. Hoy en día todo un privilegio poder observar estas grandes masas de hielos perpetuos en latitudes tan meridionales del continente europeo.

En formidable cascada nace el río Cinca, el mas caudaloso del Pirineo, aguas mas abajo, en el valle, un agradable paseo nos llevará entre bosques de hayas y grandes acebos hasta los Llanos de La Larri, donde la actividad pastoral continua desde tiempos ancestrales, creando un ecosistema perfectamente equilibrado entre rebaños de vacas,  flora y  fauna salvaje.

Revilla. Ruta a los miradores donde el quebrantahuesos alza el vuelo

naturaleza02Al final de la senda de Los Miradores, donde la Garganta de Escuaín confluye con el barranco de Argonés y muy por encima de las fuentes del Yaga, como si de un balcón se tratara,  se encuentran los Miradores de Revilla. Un rincón donde observar las aves, como el Quebrantahuesos o el Vencejo real a vista de pájaro es todo un privilegio.

Este territorio de ambiente prácticamente rupícola, de grandes cortados labrados por el río Yaga han sido un lugar difícil para el ser humano, quizás por ello algunos de sus pueblos están deshabitados una gran parte del año.

La ganadería ha sido y es aún el sustento principal de los que decidieron no abandonar los pueblos de montaña. Gracias a ellos, hoy todavía es posible ver volar a los últimos quebrantahuesos europeos, una de las aves rapaces más grandes de todo el planeta, que comparte su hábitat con buitres, alimoches, águilas reales, etc.

Sendero apícola

En el valle de Llierp a los pies del macizo del Turbón  te ofrecemos un paseo guiado por el mundo de las abejas, donde descubriremos diferentes colmenares tradicionales de Casa Fumenal (colgados en la roca, en cueva, integrados en el lienzo de piedra de la casa,…), además de disfrutar del agradable sendero por el bosque podrás  completar este itinerario con un taller de apicultura.